Camí de la Vileta, 30 (Policlínica Juaneda Miramar) | 07011 Palma, Illes Balears | Localízanos en el mapa

Horario: de lunes a jueves, 9:00h. a 13:00h. y de 16h. a 20h. | viernes de 9:00h. a 17:00h.

Camí de la Vileta, 30 (Policlínica Juaneda Miramar) | 07011 Palma, Illes Balears | Localízanos en el mapa | Contacto
Piel seca en el rostro de una mujer

Diagnóstico y tratamiento de la piel seca o xerosis

Dr. Emilio Martínez-Almoyna

Dr. Emilio Martínez-Almoyna

CEO y Codirector médico de Clínicas UDEMAX | Licenciado en Medicina y Odontología y máster en Medicina Estética. Experto universitario en Periodoncia y postgrado en Implantología.  Miembro de la Sociedad Española de Periodoncia y la American Dental Association.

Si tu piel se siente áspera, se escama y te genera una picazón frecuente, es muy probable que se deba a la sequedad de tu epidermis, lo que comúnmente denominamos piel seca. La falta de humedad puede ser debida a numerosas causas, entre las que están el ambiente (clima frío o seco), la exposición prolongada al sol, las dietas inadecuadas, el tabaquismo, el consumo de alcohol, el uso de jabones y cremas agresivas y un exceso de higiene o una higiene realizada de forma incorrecta.

Piel seca en el cuerpo de una mujer
Piel seca en el cuerpo de una mujer

¿Qué es la piel seca?

La piel seca responde a la carencia de agua y lípidos (sebo) en la epidermis. La carencia de lípidos conlleva la pérdida de capacidad de retención de agua, lo que seca la piel y provoca erupciones y grietas.

Además de la manifestación en forma de erupciones y grietas, la pérdida de humectantes en la epidermis provoca que penetren con mayor facilidad y profundidad los agentes irritantes externos (contaminación, polen, etc.), lo que da lugar a irritación y enrojecimiento de la piel.

La piel seca puede tener un origen estacional, solo manifestarse en determinados momentos del año, o puede ser de carácter crónico.

Síntomas de la piel seca

Son numerosos los síntomas de la piel seca. La edad, la presencia de otras enfermedades (especialmente dermatológicas), tu estilo de vida y el ambiente que te rodea determinarán el grado de la afección.

Los síntomas de la piel más frecuentes son

  • Tirantez de la piel, menor elasticidad.
  • Irritación, picor (prurito).
  • Descamación de la piel.
  • Líneas o grietas en la piel, que incluso podrían sangrar.
  • Cambio de la coloración de la piel, de blanca a roja y de morena a grisácea.

¿Por qué se seca la piel?

Existen numerosas razones que originan la afección.

  • Un clima frío y seco favorece la descamación de la piel (urticaria del frío) y el enrojecimiento de la piel.
  • Ambiente seco. Falta de humedad en el ambiente motivada por el uso del aire acondicionado o la calefacción.
  • Presencia de químicos en los productos de higiene y belleza. El jabón está pensado para limpiar impurezas y grasas pero, utilizado en exceso, no hay grasa que limpiar sino la presente naturalmente en la epidermis.
  • Exceso de contacto con el agua, ya que arrastra los lípidos de la epidermis y la deja expuesta.
  • Enfermedades de la piel. Determinadas enfermedades, como la psoriasis o la dermatitis atópica favorecen la sequedad de la piel y la descamación.
  • Excesiva exposición al sol, que deshidrata y daña la piel.
  • El envejecimiento de la piel debido a la edad.

Prevenir y curar la piel seca

En la mayoría de casos, prevenir la piel seca es relativamente sencillo. Algunos consejos que te ayudarán en esta tarea son:

Cuidado del cuerpo

No utilices agua caliente durante tu baño o ducha. Limita la temperatura, hazlo con agua tibia y limita el tiempo de baño. Las duchas y baños largos y/o con agua caliente eliminan la capa hidrolpídica de la piel. Utiliza una crema de limpieza sin jabón o gel, usa jabón solo en las áreas donde la higiene sea necesaria como la ingle y las axilas; no utilices esponjas ni piedras pómez. Limpia bien el jabón y sécate con toquecitos suaves.

Utiliza crema humectante en la piel varias veces al día, tras el contacto con el agua (baño, lavado de manos o natación).

La urea, las ceramidas, los ácidos grasos y el glicerol o glicerina, la manteca de karité, aceite de almendras y la manteca de cacao son productos que te ayudarán a recuperar el equilibrio de tu piel. Los productos que utilices deben ser hipoalergénicos y no deben contener lauril sulfato de sodio porque es un componente que reseca.

En caso de afecciones no graves, el uso de un humectante más espeso o un aceite para bebés nos ayudará a que permanezca más tiempo que lo hacen las lociones y, al mismo tiempo, evita la evaporación del agua sobre la piel.

Cuidado del rostro

Lava la piel de tu cara dos veces al día con un limpiador suave, sin alcohol y sin espuma. Si tu piel es sensible, lávate con un limpiador en la noche y utiliza solo agua en la otra ocasión.

Utiliza una crema humectante tras la limpieza y, si vas a salir a la calle, procura que contenga un factor de protección solar alto. Renueva la aplicación cada dos horas o si nadas o sudas. Si tu piel es grasa, evita las que contengan vaselina, manteca de cacao o aceite de coco ya que pueden producirte acné.

El cuidado facial en el caso de pieles maduras. La descamación de la piel provocada por la piel seca se evita usando productos que contengan antioxidantes o alfahidroxiácidos. Las cremas para arrugas que utilizas por la noche suelen tener una base de humectantes junto a retinoides, antioxidantes, péptidos y otros ingredientes.

Utiliza un desmaquillante de textura untuosa que se retira mediante un algodón o pañuelo, evitando aquellos que se retiran con agua al ser, en general, demasiado agresivos con la superficie de la piel.

Cuidado de las manos

Como hemos comentado anteriormente, utiliza agua tibia y jabón humectante hipoalergénico y, tras el lavado de las manos, aplica una crema hidratante. En caso de una sequedad notable, es recomendable el uso abundante de vaselina antes de acostarse.

Cuidados generales

Otros cuidados, de carácter general, son

El uso de un humidificador en el interior de tu casa, ya que el aire seco y caliente favorece el picor y la descamación. El humidificador aportará humedad al ambiente.

El algodón y el lino permiten que la piel respire, lo que previene la piel seca. Evita la lana y productos sintéticos. Lava la ropa con detergentes sin perfumes.

Utiliza un paño frío para calmar la sensación de picazón o, alternativamente, aplica una crema o un ungüento.

Otros artículos sobre odontopediatría y ortodoncia

Abrir chat
Hola! Estaré aquí si me necesitas
Clínica Udemax
Hola! Estoy a tu disposición si me necesitas